Banco de pruebas del Sord M-5

Otros documentos
Avatar de Usuario
ZONADEPRUEBAS
Administrador del Sitio
Administrador del Sitio
Mensajes: 595
Registrado: 15 Oct 2012, 18:48
Gracias dadas: 6 veces
Gracias recibidas: 5 veces

Banco de pruebas del Sord M-5

Mensajepor ZONADEPRUEBAS » 15 Oct 2012, 18:42

(por NotFound)

Banco de pruebas SORD M-5.

El Ordenador Personal, num. 24, 1984.





El SORD M-5 es un ordenador personal que entra de lleno en la gama de los familiares por su bajo precio, y que tiene unas prestaciones muy superiores a las de otros aparatos de su misma categoría.



En recepción nos llega una caja grande de plástico blanco rodeada de un fajín de cartón con la imagen del ordenador personal.
Una vez abierta vemos que contiene la unidad central, la fuente de alimentación, una cinta de demostración, un mando de juego y un cartucho de ROM.

Debido a las características un poco particulares de este ordenador personal, vamos a separarnos un poco de la línea hasta ahora seguida en los bancos de pruebas y separarlo en la parte máquina y la parte logicial, comentando cada una por separado.



La máquina en sí misma.



Nos encontramos aquí con un ordenador personal de aspecto compacto y resistente con un teclado de teclas de goma inclinado a fin de permitir una mayor comodidad al usuario en su manejo.

La primera impresión que nos da es de una elegancia de líneas poco frecuente, las teclas son agradables al tacto y al pulsarlas suena un pequeño beep, perfectamente audible por el altavoz del televisor, pues en efecto no tiene altavoz incorporado, sino que toda la salida sonora se efectúa por el televisor, sin embargo no hará nada en absoluto hasta que no introduzcamos un cartucho en el conector existente en la parte superior del aparato, lo que contribuye a deshacer un poco la estética del conjunto. Pero es preferible pues nos da una versatilidad en el uso del aparato envidiable en otros ordenadores



Facilidad de cambio de logicial.



Este cartucho de ROM es una de las principales, (pero no la única) características que hacen de este ordenador una inversión notable, pues en vez de tener el típico Basic integrado en la máquina, en el interior del M-5 solo tenemos el sistema operativo, esto es. Las rutinas encargadas del acceso a los periféricos.

El programa supervisor (interpretador o de utilidad) propiamente dicho debe estar en un cartucho que se introducirá en el conector de bus situado a la parte superior del aparato.

La tapa de la parte superior se puede retirar y contiene un chuletario con las funciones más comunes y el manejo del magnetofón.

Los cartuchos de ROM standard pueden contener hasta cuatro circuitos integrados principales, y uno secundario este último encargado sin duda de las funciones de codificación de los otros cuatro, los cuales pueden ser de dos tipos, dos de 28 patillas y dos de 24 patillas.

En el exterior, además del teclado y del conector antes mencionado se encuentra por la parte de atrás una batería de 8 conectores de aspecto francamente profesional, tres tomas RCA de las cuales una es la señal modulada para televisión y las otras dos son la salida audio y vídeo para un monitor disponiendo de estas entradas, para la cadena HI-FI de la casa o para grabar en vídeo. Dos conectores DIN miniatura para los mandos de juego, un conector para una impresora con el protocolo Centronics,el conector para cassette audio y el conector de alimentación.

Al interior de la unidad central se accede quitando simplemente unos tornillos los cuales es preciso manejar con precaución, pues roscan directamente sobre el plástico y es fácil pasarlos de rosca. Una vez quitados, se abre sin más la caja y nos reserva una sorpresa. Al igual que otros O.P. este presenta un blindaje en la tarjeta principal, pero no es de cartón, sino una verdadera funda de metal, que envuelve a la perfección la placa, evita las emisiones radioeléctricas y está fijada mecánicamente por unas soldaduras que aseguran el perfecto mantenimiento de la placa al potencial de masa.

Apenas sí se pueden entrever por los huecos de los cables algunos de los circuitos que lo componen. Esta barrera supone un obstáculo para los artesanos de la electrónica, pero tampoco es infranqueable y supone sólo una limitación de cara a proteger los circuitos de posibles daños involuntarios.



Conclusiones parciales:

Buena apariencia y terminación.

Cableado sencillo.

Conectadores profesionales.



Volviendo a cerrarlo revisamos las posibilidades intrínsecas de la máquina, y decimos intrínsecas porque las que dependen del lenguaje de programación las veremos más tarde.



Periféricos fiables.



El magnetofón a cassettes Audio nos ha sorprendido por su fiabilidad y prestaciones, así como por su aparente inmunidad al volumen de reproducción. Hemos recuperado programas con el volumen desde1/4 a 3/4 de nuestro magnetofón, sin ningún problema, lo cual es una bendición pues hemos empleado un compacto radio-cassette-televisión para la mayor parte de las pruebas y es fácil tocar el volumen cuando se ejecuta un programa con efectos sonoros.

Con el equipo nos han facilitado también, la impresora térmica original de Sord. Su impresión es de alta calidad, al ser el punto muy pequeño. El protocolo de comunicación es el paralelo Centronics y el conector es el standard en estos pagos, con ella viene un cable de conexión, que en un extremo tiene el conector de la impresora y en el otro un conector especial para el Sord.

Utilizando otro cable se puede utilizar por cualquier otro ordenador que respete las reglas de comunicación Centronics.

El cassette está telecomandado con la clara ventaja que esto significa y el gasto de Jack a la hora de rebobinar y manejar la cinta en modo manual, la velocidad de transferencia fijada a 2.000 Baudios es francamente elevada y contribuye a nuestra sorpresa en cuanto la fiabilidad del sistema.


Dos pantallas para ver las cosas claras.



Si hemos tenido buenas palabras para la gestión del cassette las vamos a tener mejores para la gestión de la pantalla. La pantalla necesita para su uso de 16K de memoria, memoria que afortunadamente no está en el mapa principal de la CPU.

Con esta cantidad de memoria nos puede gestionar no sólo una pantalla sino que nos gestiona 2 (dos) pantallas independientes la una de la otra, teniendo además 16 colores a los que hay que añadir 32 Sprites por pantalla, que son totalmente independientes los de la una de los de la otra, estos Sprites pueden tener un tamaño desde 8x8 Pixeles hasta 32x32 Pixeles, con color y forma definibles con total libertad, el juego de caracteres es también totalmente redefinible y hay 4 modos de pantalla.

El modo GII, único modo en el cual tenemos tan sólo una pantalla, pero que podemos tener definidos hasta tres juegos de caracteres distintos en la misma pantalla, estando dividida en tres sectores horizontales independientes entre sí como si fuesen ventanas:

El modo GI, modo normal de trabajo.

El modo multicolor, único en el que no hay caracteres y se trabaja en modo semigráfico.

El modo Text, en el cual tenemos 40 caracteres por línea, ideal para un tratamiento de texto.

En estos tres últimos modos gráficos se pueden tener dos pantallas pero no tienen por que estar en el mismo modo, me explico.

Si se está realizando un dibujo por algún programa de C.A.O. pueden introducirse datos en una pantalla alfanumérica, y cambiar a la pantalla donde está el dibujo para verle, y después volver a la pantalla alfanumérica para corregir los datos si es necesario, pues las dos pantallas coexisten sin molestarse, además se puede escribir en la pantalla invisible sin estorbar la que está visualizándose y cambiar inmediatamente de una a otra, pudiendo dar la sensación de imágenes animadas.

El generador de sonido tiene tres voces y un generador de ruido independientes, con posibilidad de programar la envolvente y el volumen de manera autónoma.



Conclusiones parciales:

Excelente posibilidades gráficas y sonoras.

Sorprendente fiabilidad del cassette.



El microprocesador es un viejo conocido. El Z80A (3.57 Mhz) y el mapa de memoria integrado en la unidad central es de 8K de ROM y 4K de RAM, modificables por cartuchos.

Los mandos de juego se puede decir que son originales, no tienen un mando de palo de escoba como es tradicional, ni siquiera cuatro botones, aunque esto es desde luego lo que tiene en su interior, lo que tiene es un disco gris que según donde se apriete hace la misma función que un mando central, pero al apretarlo en el centro no hace nada, también tiene un botón titulado “ataque”, con la curiosa característica de que no actúa sobre un sólo interruptor sino sobre dos, siendo programables los dos por separado, no hemos visto ningún Logical que los utilice por separado, pero debe ser algo delicado su manejo a juzgar por su tacto.

La salida de impresora es por medio del protocolo paralelo Centronics aunque el conector, más concretamente el orden de las conexiones, no es estandard.

También contamos para el banco de pruebas con una caja de expansión que se sitúa en la parte superior del micro-ordenador y que se conecta en el conector de los cartuchos, proveyendo al sistema de la fuente de alimentación integrada (menos cachivaches en la mesa, y menos cables), y de un total de tres conectores. Siendo útil para contener más de un cartucho a la vez, y dándole un aspecto de nave del “imperio contraataca”.

Presenta sin embargo ciertos inconvenientes. Sin la expansión, si no teníamos puesto un cartucho, el sistema no arrancaba por utilizar ciertas pistas del conector como interruptor de seguridad, ahora sin embargo, el sistema se conecta, y por supuesto no hace nada.
Los cartuchos se pueden enchufar en cualquiera de los tres conectores, pero hay que tener cuidado con los solapamientos a nivel de mapa de memoria, que hacen incompatibles ciertos cartuchos con otros, concretamente el cartucho de Basic-I no admite ningún otro cartucho, ni siquiera la ampliación de 32 KB de RAM.

En el aspecto de los cartuchos poco más hay que añadir respecto a lo dicho anteriormente, quizás el deseo de que se comercializaran cartuchos previstos para ROM, con zócalos y sin los integrados de memoria para que cada cual pudiese hacerse sus propios módulos a voluntad, gestión de entradas, salidas, trenes eléctricos, alarmas, etc., que arrancarían automáticamente al encender el micro-ordenador, posibilitando una defensa contra los cortes de corriente.

Un detalle agradable son las dimensiones de los cartuchos, que son prácticamente idénticas a las de una caja de cassette. posibilitando el guardar los cartuchos en el mismo archivador de cassettes que se use para las cintas del micro-ordenador.



Conclusiones parciales de la máquina:

Excelente construcción y acabado.

Cómodo uso del teclado.

Fiabilidad del cassette muy elevada.

Solución interesante del sistema residente.



Logicial.



En el apartado de Logicial nos han dejado para probar además del cartucho que viene con el micro-ordenador, Basic-I el Basic-G, tres juegos, uno de tenis (que paliza me dio), otro de boxeo (no digamos) y otro llamado Poo-yam en que hay que evitar que se coman los lobos a un cerdito (Poo-yam), y un cartucho llamado Falc, que es una versión de las llamadas hojas electrónicas (Logicalc, Visicalc, ...).

El Basic-I nos ha parecido interesante desde el punto de vista de introducción a los ordenadores, con variables exclusivamente enteras y un limitado acceso a las capacidades gráficas y sonoras del aparato. Hay que decir que nos deja un poco con la boca vacía, pues sólo deja entrever las posibilidades de la máquina, de lo cual tiene también un poco de culpa la documentación, de la que hablaremos más tarde.
Tiene los rudimentos de manejo de los Sprites, y el IF está complementado con la cláusula Else, admita también etiquetas, con la ventaja a la hora de escribir un programa que ello supone.
El Basic-G es un Basic pensado en los gráficos y los juegos, permite manejar a fondo el aparato, tanto en las posibilidades de los Sprites de la pantalla, como en la composición de melodías con la instrucción play, con la cual y un programa no demasiado largo hemos interpretado una página de una sonata de Chopin.

Podemos alterar fácilmente el tiempo de ejecución sin tener que reescribir toda la partitura, así como afinar el instrumento alterando el Pitch, podemos también variar la envolvente y la duración de cada nota dentro del tiempo que tiene asignado, pudiendo hacer ligaduras y pizzicattos, todo esto con una facilidad asombrosa.

Con los sprites podemos definirlos, agrandarlos, empequeñecerlos, juntarlos y moverlos solos o en grupo, a través de la pantalla, la cual es sólo una ventana en el espacio posible, pueden solaparse entre ellos y el fondo informándonos de todo esto puntualmente para poder tomar las decisiones y acciones correspondientes.

Otro hecho que se merece destacar es el tratamiento de las interrupciones, que pueden ser de seis clases. On coinc, cuando se produce una colisión entre dos sprites, o entre un sprite y una figura del fondo se ejecuta lo que viene a continuación (normalmente un Gosub), y después se devuelve el control adonde estaba antes de la interrupción. On key, cuando se pulsa una tecla. On joy, cuando se activa alguno de los seis interruptores de alguno de los mandos de juego, On event, se puede programar la aparición de unas interrupciones periódicas, siendo programables tanto el intervalo como la duración. On alarm que puede servir de despertador y finalmente On error, que permite atrapar los errores que se pueden producir en el programa Basic.

En el apartado de instrucciones gráficas encontramos la Draw que traza líneas, la Plot que ilumina puntos, la Circle que permite obtener círculos, elipses y polígonos, completos o incompletos, y sesgados Ad libitum, la Box que permite trazar rectángulos, la Paint que permite rellenar de color una zona de la pantalla y la Bar que es es combinación de las dos anteriores.

En general el Basic-G es un potente Basic, que no posee la coma flotante, diremos sin embargo que como en algunos juegos es necesario calcular senos y cosenos tiene las funciones sin(A,B) y Cos(A,B), que nos dan A * Sin(B) y A * Cos(B). También poseen los dos Basic potentes instrucciones de acceso a la memoria, tanto la principal como la de él y posibilidad de leer o escribir en la zona de puertos del sistema por parte del usuario.

Para manejar la cinta tenemos las funciones Old (Load), Save, Verify y Tape, y en el Basic-G además la Skip y Vsave.

En cuanto a los juegos no hay mucho que decir de novedoso, tan sólo que en el boxeo no bajes nunca la guardia (te dan K.O. en cuanto te descuidas), y si te molesta el vapuleo, siempre puedes jugar una partida entre dos jugadores, jugando tu sólo le das al otro todos los golpes que te dieron antes a ti.

El editor de programas es prácticamente el mismo en los dos Basic, permite la introducción de la mayoría de las palabras claves por medio de una sola tecla, pero sin por ello querer decir que se guarden como un solo octeto, sino lo que hace es escribir la palabra completa, lo que da pie a la posibilidad de variarla, por ejemplo a la hora de escribir algunos comandos específicos de cada Basic. Tiene teclas de control de cursor, la edición es francamente cómoda y tiene la posibilidad de numerar automáticamente las líneas de acuerdo con nuestros deseos,
Los tiempos de los cuatro programas de prueba, ya decanos de nuestra revista, están en la tabla número 1 y nos indican que estamos en presencia de unos Basic situados entre los más rápidos de los probados.

El programa no se guarda tal y como se escribe, como ocurre en otros minis, sino que a la introducción de cada línea se procesa esta a fin de standarizar el formato, como puede ser en el Basic-I el pasar todas las letras, menos las de una REM o una cadena a mayúsculas, o colocar ante cada sentencia de asignación un LET, o el de Basic-G poner las palabras reservadas en minúsculas y las variables en mayúsculas, lo que es cómodo y agradable de leer.

Hagamos notar que un programa escrito en Basic-I puede ejecutarse sin problemas en Basic-G (lo contrario no es cierto).

Llegamos al apartado de las calabazas, y estas van para la documentación, de las que no se salvan ni la de los juegos.

Dejando aparte el hecho de que todos los manuales menos uno están traducidos al inglés, y que además contienen erratas, y que las más terribles están en los escasos y cortos ejemplos, la documentación es pobre, apenas tres ejemplos, y los que trae normalmente son explotados para exponer más de una posibilidad. Al final de los dos manuales de Basic tenemos una relación exhaustiva de las instrucciones, funciones y sus parámetros, pero en la mayoría de los casos se limitan a exponerlos sin dar explicaciones de ningún tipo, que además tampoco se dan en el texto. Además todavía no hemos encontrado el criterio por el que está clasificado el índice del Basic-G y deja mucho que desear en cuanto a enumeración de posibilidades, llegando al caso de que los ejemplos utilizan recursos que después no son explicados (utilizando del sonido en el Basic-I por ejemplo), y que sin embargo están presentes por ser parte integrante de la máquina.



Conclusiones parciales del Logicial:

Editores buenos y potentes.

Basic-I ligeramente pobre, que obliga a adquirir otro Basic.

Basic-G muy adecuado para la construcción de juegos y casi cualquier otra aplicación.

Bibliografía pobre.



CONCLUSIONES



Nos parece un sistema muy potente en cuanto a sus posibilidades gráficas y sonoras, con una muy buena y estudiada calidad de los componentes añadidos a su posibilidad de cambio total de sistema operativo por el simple cambio de un cartucho, que llama a gritos por lenguajes como Pascal o Forth esperando que en el futuro mejore la documentación que peca de parca, y quizás la edición de un libro técnico.



Gerardo Izquierdo y El ordenador personal.



El pro y el contra.



Utilización personal



Pros

Muy buenas capacidades gráficas y sonoras.

Posibilidad de ampliación de la memoria.

Posibilidad de satisfacer a los locos del código máquina.

Cassette muy fiable.

Sencillez de conexionado.

Contras

Mala documentación en inglés.



Utilización profesional

Debido a las características de este equipo nos abstenemos de emitir un juicio sobre este apartado.



Utilización en la enseñanza

Pros

Muy buena capacidad gráfica.

Muy buena capacidad sonora.

Posibilidad de desarrollo de aplicaciones especificas en ROM.

Contras

Deficiente documentación incluso en inglés.

Escasez actual de programas de enseñanza.



Nota: Al finalizar el banco de pruebas se nos ha facilitado los manuales del Basic-I y del Basic-G en castellano, aunque se han solucionado algunos de los problemas, entre ellos las clasificaciones de la tabla de instrucciones, funciones y operaciones del Basic-G, seguimos observando diversas erratas en los textos en castellano que se corresponden con las observadas en los textos ingleses.



Punto de vista del distribuidor.



Entre el inicio y la publicación de cualquier estudio sobre un ordenador concreto, siempre existen novedades que difícilmente pueden incluirse en el propio artículo. Aprovecho la oportunidad de este espacio cedido al importador por parte de la revista, para presentar, de forma esquemática, los últimos elementos que convierten al ordenador SORD-M5 en un equipo completo, con posibilidades de aplicación en áreas tan diversas como la educación o la gestión.

Tal y como se define en el anterior artículo, el SORD-M5 es un ordenador con unas características diferenciales importantes respecto a los demás ordenadores que podemos encontrar en nuestro mercado. Una de ellas es que su memoria ROM sea intercambiable con lo cual tenemos un equipo extremadamente versátil.

Durante este tiempo hemos creado nuevos cartuchos, algunos de ellos con divertidos juegos que aumentan las posibilidades lúdicas del aparato, otros con programas o concretamente el tan esperado BASIC-F.

El BASIC-F es el tercero de los BASICs creados por SORD para este ordenador, especializado para el tratamiento de problemas científicos o cálculos financieros, trabajando con una precisión de trece cifras, o notación científica cuando necesitamos números mayores, además el BASIC-F soporta los diskettes (Floppy) que comentaremos más tarde.
Debo mencionar también un cartucho que ya existía y que en el artículo considero que no se le ha dado la importancia que tiene, me refiero al FALC. El FALC es un programa de aplicación y por tanto directamente utilizable sin programas previos. Es una de las ya populares hojas electrónicas como Multiplan, Logicalc, incluso utilizando las posibilidades gráficas del equipo aproximándose por tanto al extendido Lotus 1-2-3. Sin ninguna expansión, el FALC soporta en memoria dos tablas de un máximo de 256 caracteres operando con los datos de las dos tablas de forma completamente independiente. Utilizando la expansión de memoria, podemos tener activas un total de nueve tablas, que en cualquier momento podemos grabar en cinta o diskette para una utilización posterior.

Tratando de cartuchos de memoria ROM cabe mencionar también que podemos crear en nuestro país cartuchos con programas específicos para aplicaciones concretas, con lo cual aparte de conseguir la máxima eficiencia mediante programas en assembler, nos ahorramos el siempre engorroso problema de leer programas en cinta. Para ello SORD ha editado un manual “MONITOR HANDLING MANUAL” con toda la información completa de los programas contenidos en el monitor, como utilizarlos desde BASIC, como crear programas en assembler, y el formato de grabación tanto de cintas como de cartuchos ROM.
Todos los ya usuarios del SORD-M5 estaban esperando la aparición de libros con programas, SORD ha editado libros con programas, unos para el BASIC-I otros pensados directamente para explotar la creación de imágenes animadas por ordenador, mediante la utilización del BASIC-G.

Si bien en el artículo se menciona la expansión de memoria es preciso resaltar que la capacidad total de memoria con su expansión es de 76 K. distribuidos de acuerdo con: 24 K. de ROM, 52 K. de RAM.
Al ser este un equipo con dos procesadores internos, un Z80A y un TMS9929 dedicado exclusivamente a imágenes, a menudo en la esquemáticas clasificaciones de las revistas, se le sitúa en su configuración básica como un equipo con poca memoria, al no mencionar la RAM de imagen dado que no ocupa espacio en el mapa de memoria del procesador principal. Si como en las demás marcas, mencionamos el total de RAM del SORD-M5, en su configuración básica tiene 20 K. de RAM que con la potencia de sus instrucciones en ROM, convierten al equipo en un ordenador extraordinario.

Mencionemos ahora los diskettes, que están ya disponibles en nuestro país. No son los conocidos floppys de 5 ¼". SORD ha adoptado para este equipo el nuevo formato de discos compactos de 3 1/2". La característica principal de estos discos es la gran capacidad de almacenamiento que se consigue en tan poca superficie gracias a la mayor fiabilidad del soporte. No es una lámina de plástico flexible, sino un verdadero disco duro, que en el caso del M5 permite almacenar hasta un total de 160 K formateados por cara. El soporte va protegido por una cubierta de seguridad que se retira automáticamente al introducir el disco en la unidad de lectura.

Cuando conectamos los diskettes, el equipo pasa a ejecutar el sistema operativo, pudiéndose ejecutar órdenes como, LIST para conocer el contenido del disco, XFER para copiar archivos, COPY para copiar discos, etc. Si deseamos trabajar en BASIC, es preciso entrar la palabra BASIC, y podemos empezar a programar.

El mismo controlador de disco, no es más que un interface paralelo que podemos también utilizar para gobernar un hardware exterior, (alarmas, tren eléctrico, control de procesos,...) utilizando sus 24 líneas de entada o salida.

Sólo resta plantear cuales van a ser los futuros pasos que SORD nos depara. En otros países se está utilizando ya el SORD-M5 como terminal para videotext, en Suecia e Inglaterra, países donde el SORD-M5 ha tenido un interface serie entre varios M5 o bien utilizando un modem acústico. Todas estas aplicaciones van a ser posibles en un inmediato futuro, algunas de ellas dependen de nosotros, otras como el videotext, serán posibles cuando este servicio se empiece a funcionar en nuestro país.

Finalmente deseo agradecer a la revista Ordenador Personal, el esfuerzo que mes a mes realiza a fin de mantener informado un mercado tan complejo y con un crecimiento tan espectacular como el de la informática, y en particular, el interés demostrado en nuestros equipos el resultado del cual podemos ver ahora publicado.



PERE ALEMANY

Dtor. Comercial, DATA-TRACK




Autores:

Texto: Transcrito por NotFound

Artículo original: Aparecido en "Ordenador Personal". Zonadepruebas no puede autorizar su uso.

Volver a “Documentos otros”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 23 invitados